Fuerzas para seguir.

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 30 de julio de 2014

Sinceridad ante todo.

No entiendo en qué momento de mi vida el mundo decidió girar al revés. Ahora, caminando por calles inundadas de recuerdos, me limito a escribir lo que ellas cuentan. Cuentan tantas cosas. En el parque hay niños con rostros que ya no conozco. No conozco a los niños del lugar donde vivo. Ni a algunos adultos. Ya nadie me pregunta de quién soy nieta, y se extrañan si les saludo como si no supieran quién soyYa nadie me saca de la cama los domingos por la mañana llamando al timbre como si no hubiera mañana. Ya nadie saca cartones de leche de casa un sábado a las ocho de la mañana después de un viernes de fiestas. Y no es lo peorLo peor es que ya nadie compra tartas oreo entre tres para finalmente comerse los polvos de la misma porque no saben cómo hacerla. Lo peor es que ya nadie arranca cientos de margaritas para hartarse a quitar pétalos diciendo ''me quiere, no me quiere''. Ya nadie cuenta chistes durante horas. Ya nadie tira docenas de huevos en halloween y sale corriendo. Siguen jugando al escondite, pero ya no cuentan conmigo. A mí, tal vez, ellos me han escondido para siempre.


Puede que sienta el alma completamente desnuda ante vosotros después de publicar esto, pero también me siento jodidamente agusto. Ya era hora de traer algo diferente. No pretendo poner excusas pero no he publicado porque no me funciona el portátil, de hecho, llevo tres días intentando que me deje publicar esto sin errores. Esta semana estaré viendo vuestras novedades desde el móvil (que es nuevo y me resulta bastante cómodo hacerlo), y responderé comentarios antes de llevar el portátil a arreglar, que falta le hace... Mientras tanto, disfrutad del verano, y recordad que como dijo Isaac Asimov: ''En la vida, a diferencia del ajedrez, el juego continúa después del jaque mate.''
Cuando hay tormenta, cada nube es un recuerdo, M.

jueves, 10 de julio de 2014

Tinta en las orillas.

Me acerco y me mojo los pies. Escribo en la orilla con un palo. Para muchos, nada. Para mí, tinta. Y el agua va borrando conforme yo escribo, pero mis sentimientos no desaparecen. Se mezclan con el agua y viajan, ven mundo y te buscan a ti, que eres tiburón. Tiburón que ha acabado con la sangre de mis venas. Ya nada me recorre. Ni siquiera el contorno de tu dedo corazón. Ya no me dibujas en la espalda. Ya no sé pensar, ya no sé sentir. Incapaz de decidir.
A veces somos mezcla de cabeza y corazón, incapaces de decidirnos por lógica o sentimiento, somos mar de dudas. Y nuestras letras son las olas.


Por fin vuelvo y si se me permite pido disculpas por la tardanza, pero no he estado en casa prácticamente en todo lo que llevamos de vacaciones. Los planes se han estabilizado y parece que esto ya tiene más forma de vacaciones y menos de viaje. Creo que a partir de ahora estaré a menudo por aquí. (El texto no me gusta, pero tengo algunos ases en la manga para próximas ocasiones). De aquí al domingo me pongo al día con todo, prometido. Podéis dejar / recomendar blogs. Feliz verano. 
Dibujando en las nubes, M.

Otros intentos de reconstruirme:

Rebúsca(me).